Musical Club

QUIÉNES SOMOS

Es una genial y estimulante paradoja. El rock, nacido a mediados de la década de los cincuenta, sigue siendo una música radicalmente juvenil. Tiene más de medio siglo y muchas de sus mayores estrellas, las más representativas (Mick Jagger, Paul McCartney, Eric Clapton) , rozan la edad reglamentaria de jubilación laboral. Pero, por esencia, es un género, un movimiento que resulta inmarchitable, ajeno al paso del tiempo. No presenta achaques ni síntomas de agotamiento. Al contrario, demuestra una envidiable capacidad de renovación que le permite reinventarse a cada instante adoptando nuevas formas y expresiones. Por eso no se antoja un contrasentido, sino algo completamente acertado, denominar La Abuela Rock a un grupo de amigos rematadamente locos por este estilo musical.
Además, todavía se recuerda a un famoso personaje madrileño – Angeles, la abuela rockera – que, ataviada de su insustituible chupa de cuero, no se perdía un concierto de Leño y otras notables bandas de rock duro de la época. Tan comprometida llegó a estar esta mujer – una anciana peleada con los asilos – con la tribu heavy, que se convirtió en un símbolo, en un ser entrañable que representaba como nadie el espíritu rompedor, rebelde y eternamente joven del rocanrol.Sin embargo, la decisión de bautizar este colectivo de amigos con el nombre de La Abuela Rock no obedece a ninguna de las anteriores razones. La cosa fue bastante más prosaica, y completamente casual. El curioso apelativo procede de un juego de mesa habitual en las primeras reuniones de este grupo de compañeros. Un embriagador juego, por cierto, cuyos pormenores no es ahora momento ni ocasión de explicar.